Primeros 4 caps

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Primeros 4 caps

Mensaje  SuperGuzzi el Dom Nov 16, 2008 9:09 pm

SuperGuzzi

1-El nacimiento de un nuevo héroe

En una escuela técnica de Argentina, un adolescente normal, se sentía distinto a los demás, el deseaba ser un superhéroe, salvar al mundo y obtener el respeto de todos. Ese adolescente soy yo, Daniel Guzzi. Esta es mi historia y como se cumplieron mis sueños.
Era un bello día en la escuela, ya habían terminado las clases de la mañana, y, como de costumbre, estaba almorzando con mis amigos, J.C. Nahuel Soria, Caterina Pismeni (novia de Nahuel), Yair Heredia, Ayelén Nicoletti, Ignacio Gómez y Mauro Aquino.
Comíamos en el buffet del colegio, en una de las mesas del fondo, mientras hablábamos:
- Ja ja, todavía no entiendo porque llevas ese llavero de SuperGuzzi colgado en la campera- Dijo Caterina, señalando un llavero que había hecho yo con las letras SG en un escudo como el de los superhéroes.
-Déjalo, si así el es feliz, que haga lo que quiera- Dijo Nahuel.
-Ustedes no entienden, este escudo (por más tonto que sea o se vea) es la representación de todos mis buenos valores, es lo que me ayuda a hacer las cosas lo mejor posible, a ayudar a la gente y también representa mis sueños de ser superhéroe- Dije yo.
-Seguí soñando, Guzzi-Dijo Ignacio- no vas a pasar de ser un simple ser humano.
-Yo creo que algún día lo lograré.- Dije, y ese día estaba mas cerca de lo que esperaba.
De repente nuestro profesor de química, Flores, entró por la puerta del buffet. Vino rápidamente hacia nuestra mesa y dijo:
-Guzzi, tengo que hablar contigo en privado.
Parecía muy serio, así que accedí.
Me llevó por el pasillo principal del colegio, hasta un aula abandonada. Cuando entre, cerró la puerta con llave, y me dijo:
- Te tengo que confesar algo, el profesor Polo Dalurpik (tu profesor de “Equipos eléctricos), es en realidad mi hermano mayor y esta planeando algo macabro. No estoy seguro de que se trata, pero se que quiere esclavizar al mundo, desde pequeño ha tenido aficción por los villanos de las series, a diferencia de mi, que siempre quise ser como los científicos que ayudan a los superhéroes.
-¿Y porque me está contando todo esto, profesor?-Pregunte yo.
-Veras, tu quieres ser superhéroe, verdad- dijo- quieres ayudar a las personas, y que te respeten. Y eres el alumno en quien más confió, por eso debo pedirte un gran favor: he estado diseñando un supertraje, pero lamentablemente, yo no tengo la fuerza ni el valor para usarlo y combatir contra mi hermano. Tú tienes la juventud y el poder de tus amigos, necesarios para utilizar al máximo las funciones del Supertraje. Confío en que aceptes ayudarme, solo piensa, al fin tu sueño de ser superhéroe hecho realidad. ¿Qué me dices?-
- Digo que lo intentaré, pero no le puedo prometer que podré acabar con los planes de tu hermano.
- No te preocupes, yo se que lo puedes lograr, tengo toda mi fe puesta en ti.
Luego, fue hacia el fondo de la habitación, presionó un botón en uno de los bancos viejos y sucios (tan poco resaltaba, que ese hubiera sido el último lugar donde buscarías un botón para abrir una puerta secreta) y luego se abrió la pared como si fuera una puerta corrediza, pero esta no hizo ni el menor ruido. Ambos caminamos hacia la puerta, la atravesamos y luego Flores la cerró con otro interruptor interior.
Cuando entramos, el pasillo por el que caminábamos estaba totalmente oscuro, pero casi al instante de cerrarse completamente la pared, aparecieron luces por doquier, aunque eran la cantidad perfecta, ni de más ni de menos (ahora podía ver bien el lugar donde me encontraba: era solo un pasillo, con piso negro, paredes grises y techo blanco); la temperatura, que en aquella vieja aula había sido un poco calurosa, ahora era mas refrescante, pero no fría, sino la temperatura ideal; además no parecía pesado el aire, era la presión perfecta. Tampoco había ningún olor desagradable, era como un lugar donde todo el ambiente estaba en las condiciones ideales. Caminamos cerca de 2 minutos, pero ninguno de nosotros dos dijo nada durante el trayecto.
Llegamos al final del pasillo, donde una simple puerta nos esperaba (no tenia nada de especial, era solo la típica puerta de madera con un cerrojo y bisagras), él la abrió y cuando pasé la cerró (tampoco hizo ningún ruido). La habitación en la que me encontraba ahora era muy distinta al pasillo, aunque seguía con la ambientación perfecta, era un lugar lleno de luces, botones, pantallas, maquinas (que nunca había visto en mi vida y parecían ser inventos de Flores) en vitrinas, varios robots (que, ha juzgar por los elementos que estaban utilizando, eran robots de mantenimiento y limpieza) y por tantas cosas que había, tardé en darme cuenta de que el piso, el techo y las paredes eran plateados.
-Y bien, ¿Qué te parece mi laboratorio?-Dijo, orgulloso de si mismo.
-Alucinante, ¿Todo esto lo hizo usted solo?
-Si, esto es lo que me divierte hacer, y en lo que gasto mi tiempo libre.
-¿Y dónde estamos?, ¿debajo de la escuela?- Pregunté
-Para nada, ¿ves la otra puerta al lado de la que ingresamos?
-Si, ambas son iguales.
-Esa da a mi casa, y, entre mi hogar y este lugar, hay otro pasillo, idéntico al que acabas de utilizar. ¿Notaste algo extraño en ese pasillo?
-Si, todo era perfecto, la temperatura, la luz, el olor y otras cosas.
-Exacto, fue uno de mis primeros inventos, lo llamo “el portal de condiciones normales de presión y temperatura” o “portal CNPT” para abreviar. Allí, todo es ideal, y no importa la distancia de una de las puertas a otra, siempre dura exactamente lo mismo el viaje, aproximadamente dos minutos. Tengo dos portales, es decir cuatro puertas hasta ahora, y son de gran utilidad.
-Pero eso no responde mi pregunta, ¿Dónde estamos?
-Lamentablemente, no lo sé, ya que ambas puertas dan aquí, no logro cambiar de lugar de destino, por eso, no puedo mostrar este invento al mundo.
-¿Intentó hacer una puerta aquí?
-Si, pero cuando la hice, y la crucé se desvaneció en el aire.
-Creo que nos estamos yendo del tema, ¿No quería mostrarme el supertraje?
-Oh, si si, ven por aquí.
Caminamos hasta el lugar donde se encontraba el traje. Estaba en una vitrina cilíndrica, me desilusionó un poco la simplicidad de este, era simplemente un traje totalmente blanco, con guantes y botas negras, pero la forma del cuerpo que tenía, parecía de un verdadero superhéroe: grandes músculos, en forma, como si fuera alguien que siempre fuera al gimnasio.
-Y bien, ¿Qué opinas?
-¡Que para que me vaya bien voy a tener que mudarme al gimnasio!
-No te preocupes por eso, el traje se adaptará perfectamente a tu cuerpo, sin molestarte y por fuera, se vera así- señalando el traje- como si no tuvieras nada más que músculos.
- ¿Y como lo utilizo?, ¿Tiene cierre, o botones?
Flores rió ligeramente y dijo: -Eso es para cavernícolas, mira, préstame tu llavero de SuperGuzzi.
Era un llavero que había diseñado con las letras SG de SuperGuzzi, y que por costumbre lo llevaba tomado del cierre de mi campera.
Se lo di, lo puso en una pequeña caja con cables de diversos colores saliendo de ella, presionó un par de botones y palancas, y de repente el traje desapareció como si fuera succionado, pero de todos lados al mismo tiempo. Luego vi como sacaba el llavero y me lo devolvía- Póntelo- dijo.
Cuando lo tomé, sentí que era un poco mas pesado, y cuando lo agarré a mi campera, sentí que una fuerza me rodeaba, pero esa sensación duro unos segundos, cuando terminó, mire hacia un espejo (uno que casualmente se encontraba a mi izquierda) y quedé estupefacto: el traje que hacia unos segundos se encontraba en la vitrina, ahora lo traía puesto yo, pero lo que mas me impresionó, fue que me vi con todos los músculos y el cuerpo que el traje tenia anteriormente. El físico de un típico superhéroe, pensé yo.
-¿Cómo te sientes?- Preguntó.
-Genial, no, más que eso, me siento perfecto, y poderoso, pero deseoso de ayudar.
-Bien, te queda a la perfección. Ahora te diré las habilidades que tiene el supertraje: puedes volar, tienes súper fuerza, has ganado una gran habilidad en combate cuerpo a cuerpo y todas tus habilidades físicas han mejorado, superando las mas altas entre los humanos, en definitiva, los poderes más básicos. Este es el nacimiento de un nuevo superhéroe, de una nueva historia, te esperan grandes aventuras, y vas a ser conocido por todo el mundo como SuperGuzzi, aquel que nos salvará del mal, la injusticia y la infelicidad.
-Por fin- dije- por fin mi sueño se hará realidad, ya quiero que comience la acción.
-Mañana haremos las primeras pruebas, pero por ahora, ve a tu casa y descansa bien. Y recuerda que con grandes poderes vienen grandes responsabilidades. Volví a mi casa, Flores me prohibió contarle nada a nadie sobre el traje. Esa noche, de las ansias, casi no dormí. Tenía tantos deseos de probar las habilidades del traje, como también de contarles a todos mis amigos, sobre lo que paso.


Última edición por SuperGuzzi el Sáb Nov 29, 2008 1:31 am, editado 1 vez
avatar
SuperGuzzi
SuperAdministrador
SuperAdministrador

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 16/11/2008
Edad : 24

Ver perfil de usuario http://super-guzzi.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros 4 caps

Mensaje  El FerFar el Mar Nov 18, 2008 1:16 am

yo ya los lei Wink

tan piolas..

es toda una adiccion ;D

lo que esta a continuacion fue agregado por superguzzi, porque no me deja postear los 4 caps juntos

2-Aprendiendo a utilizar superpoderes
Después de haber dormido escasamente, aunque bien, desperté, me cambié y fui al colegio. Era miércoles, y usualmente tenia tecnología de los materiales en las primeras 3 horas de clases, aunque por alguna razón nuestro profesor faltaba ese día, así que esta vez iría a practicar la utilización de mis poderes, como había acordado con Flores. Fui por el aula abandonada, pasando por el portal de CNPT y atravesando la puerta hasta llegar al laboratorio, donde me esperaba Flores sentado en una mesa de dibujo.
-Hola SuperGuzzi, ¿Listo para empezar las pruebas?
-Si, no puedo esperar.
-Bien, sígueme- y me llevó por varios pasillos del laboratorio. No me imaginaba que era tan grande, pero seguramente se debía a que no había prestado demasiada atención ayer. Llegamos a un lugar con un túnel de viento y me dijo-Bien, primero probemos tus poderes para volar, entra por esa puerta y comencemos la prueba.
Entré por la puerta y me indicó que vaya al medio, mirando de frente a un gran ventilador con una rejilla- Primero intenta flotar- dijo- El traje funciona con la mente, mejor dicho, la mente lo controla. Así que solo piensa en elevarte del suelo, como si te quisieras alejar de él.
Cerré los ojos y me concentré en elevarme, solo pensaba en eso y cuando me di cuenta, estaba levitando a 20cm del suelo-¡Estoy volando!- dije.
-Si, pero eso es solo el principio, ahora intenta moverte de un lado a otro.
Me sorprendió la facilidad con la que me movía, dirigiéndome de un lado a otro, girando, subiendo y bajando o hasta poniéndome de cabeza, era muy divertido.
-Veo que estas muy entusiasmado, veamos ahora si puedes viajar a gran velocidad, vete a un extremo del túnel, e intenta llegar al otro lado lo mas rápido posible- Dijo.
Fui al extremo opuesto al del ventilador, y me preparé, tenía que hacer lo mismo que antes, pero esta vez, concentrando todo el poder para ir hacia un solo punto. El túnel era aproximadamente de 30 metros, me preparé y salí a toda velocidad. A pesar de la increíble velocidad que iba, a la mitad del corto trayecto pude darme cuenta de que si seguía como venia, chocaría con la rejilla del ventilador. Pero antes de que pudiera intentar frenar el ventilador comenzó a girar y me tiró hacia atrás nuevamente, así que hice un gran esfuerzo por seguir adelante, o por lo menos igualar a la velocidad del viento, de modo que no me llevara hacia atrás. Fue difícil, ya que cada vez el ventilador giraba más rápido y, por lo tanto, lo vientos eran más fuertes. Decidido a seguir adelante, luché con todas mis fuerzas para resistir, ahora no pensaba en que estaba haciendo mis amigos, o en Flores que debía de estar mirando por la ventana, solo pensaba en seguir adelante, en no fracasar, y aguantar lo más posible, costase lo que costase.
Al pasar 10 minutos a la máxima velocidad que podía, el ventilador comenzó a detenerse, así que aminoré mi velocidad hasta que el ventilador se detuvo totalmente y yo quede parado en la mitad del túnel.
-Buen trabajo-dijo flores- tienes una velocidad que supera la del sonido, eso te será de gran utilidad para viajar a grandes distancias. Pero por ahora, prosigamos con las pruebas, pasemos a la prueba de fuerza.
Otra vez a recorrer pasillos, que hacían que el laboratorio pareciese un laberinto. Esta vez fuimos a un lugar donde, en el techo, había unos enormes y gruesos discos de metal (seguramente un material mucho más pesado de lo normal) que estaban de menor a mayor, el más grande arriba.
-Bien, la prueba consta de ver cuánto peso puedes levantar, yo dejaré que primero caiga el disco más pequeño e iré agregando peso.
Me indicó que me parara justo debajo de los discos y me preguntó-¿Estás listo?
Asentí con la cabeza y dejó caer el primer disco, lo detuve sin problemas, fue como si fuera una tabla de madera mediana, pero en realidad era un gran disco metálico. Luego dejó caer el segundo disco, que era el doble de grande que el anterior, y este pareció un poco más pesado, pero seguía sin problemas. Con el tercer y cuarto disco, se empezó a notar el enorme peso, pero aún lo podía levantar sin problemas. Distinto fue el quinto, que ya me costaba un poco mantenerlo, sin embargo seguía fiel a mi deseo de poder usar al máximo mis poderes. El sexto fue muy pesado, pero todavía podía sostenerlo. Cuando puso el séptimo y ultimo disco, por unos segundos pude sostenerlo, pero el peso de los 7 discos juntos me comenzó a vencer. Por suerte, Flores advirtió que no podía sostenerlo más y un brazo mecánico (que antes sostenía a los discos) los levantó todos a la vez, quitándome el peso de encima. Estaba decepcionado, había fallado la prueba.
-No lo pude lograr, disculpe- dije tristemente
-¿De que hablas?, estuviste fantástico, superaste mis expectativas, no se trataba de ver si podías levantar todo, sino de ver cuanto peso podías levantar. Mira aquella pantalla- dijo señalando el lugar donde había estado durante la prueba- allí se encuentra el peso que has levantado.
Miré y no lo podía creer, ¡eran 600 toneladas! Estaba estupefacto, era excesiva esa cantidad.
-¿Cómo te sientes?
-Bien, aunque un poco agotado- y verdaderamente lo estaba, luego de esas dos pruebas, tenia que descansar un poco.
-Son los efectos del traje, pero ya te acostumbrarás y podrás usarlo mucho sin cansarte. Pero por ahora, dejemos las pruebas de lado por un momento, y hablemos mientras tomamos algo- me dijo, señalando una mesa con dos sillas que había a mi izquierda. Fuimos, nos sentamos y le indico a un robot que le trajera un café, luego, miró hacia mí y me pregunto-¿quieres tomar algo?
-Sí, quiero jugo de naranja bien frío, si no es mucha molestia-
El robot dijo-Enseguida- , comenzó a moverse y lo perdí de vista cuando giró en uno de los pasillos.
-Bien, tengo buenas noticias, mi hermano no sabe de tu existencia ni de tu supertraje, cree que no soy una amenaza en sus planes, eso quiere decir que tenemos el factor sorpresa de nuestro lado. Pero lamentablemente, lo único que sabemos de sus planes, es que intenta gobernar a todo el mundo para poder construir un imperio.
En ese momento apareció el robot con el café (en una taza que decía “yo amo la química”) y mi jugo, lo tome del plato en el que vino, el robot dijo -que lo disfruten- y se marchó a otro lugar, no estoy seguro de donde, no conocía bien el laboratorio.
-Y dígame profesor, ¿Con qué armas cuenta su hermano?- Dije y tome un sorbo de jugo.
Flores tomó un pequeño trago de café y dijo-Armas no, el utiliza ADN de los animales mas feroces, incluso algunos extintos, para crear enormes bestias mutantes con sus secuaces o darles las características de esos animales a robots preparados para el combate.
Tomó otro trago de café y agregó- Pero no sabemos donde se encuentra, ni que planea hacer primero. Es por eso que debemos estar alerta.
-Cuente conmigo, profesor.
Después de terminar mi jugo y el profesor su café, un robot, distinto al que vino anteriormente, llegó, se llevó mi vaso y la taza, y se perdió de vista en los pasillos.
-Bien, continuemos con la tercera y última prueba: combate cuerpo a cuerpo. He preparado una serie de robots listos para luchar, no creo que te sea muy difícil considerando que puedes volar y tienes una fuerza asombrosa. Además, si el traje funciona como lo había previsto, se supone que tendrías grandes habilidades para pelear.
Caminamos nuevamente por los interminables pasillos, y esta, vez fuimos a dar a una zona para práctica de combate, había una puerta a una habitación donde se suponía que iba a luchar y Flores miraría otra vez por la ventana, atento a mis progresos.
-Son tres niveles de dificultad para que empieces con algo fácil, no te contaré nada sobre como son los robots, porque tienes que estar preparado para todo, recuerda que con el traje tienes mejores reflejos. ¿Estás listo?
-Sí- dije con entusiasmo.
-Bien, entra por esa puerta y comencemos-
Cuando entré se cerró la puerta y una luz roja cubrió toda la habitación.
-Nivel uno- dijo flores por un micrófono y se abrió una de las paredes. Casi al instante, salieron por allí unas esferas de metal que flotaban y tenían lo que parecía ser un ojo en el centro. Parecían inofensivas, pero de repente todas las esferas sacaron dos pequeños rayos láser de sus costados y al instante comenzaron a disparar. Tal como dijo Flores, con el traje yo tenía buenos reflejos y pude esquivar con facilidad los primeros tiros con un salto hacia mi derecha, cruzándome con varias de esas molestas esferas aplastando 3 o 4 de ellas. Luego, volando, tome dos de ellas y las aplasté una contra otra, mientras esquivaba los disparos de las demás. Me deshice de un par tirándolas contra el piso y otras dos contra la pared. Ya solo quedaban 3 de ellas, así que tome una, me alejé un poco y la tiré a otra, que rebotó y dio a una tercera, destruyendo así a todas las esferas flotantes. Me sentía tan poderoso, -el Dr. Dalurpik no va a poder hacer nada contra mí- pensé.
-¿Sin problemas?- preguntó flores.
Negué con la cabeza, sin mirarlo.
-Nivel dos- dijo utilizando el micrófono. Se volvió a abrir la pared, esta vez salieron 4 robots, estos tenían seis ruedas, un escudo blindado y dos rayos láser en cada uno, y 6 de esas molestas esferas, pero estas eran diferentes: tenían un escudo verde y transparente, que los rodeaba totalmente.
No sabía con qué comenzar primero, pero pensé que como ya había vencido con facilidad a las esferas, debía comenzar con ellas. Tomé a una e intenté aplastarla contra el piso, pero no podía aunque intentara con todas mis fuerzas, tenia que encontrar otra forma de destruirlas. Decidí ir con los robots terrestres: intenté destruir uno solo contra el piso y lo logré, luego tome a uno por detrás, lo empujé, llevándome otro de ellos y estrellándolos contra la pared, todo esto mientras seguía esquivando los disparos de los demás robots.
Me dirigí volando hacia el último de ellos cuando, esquivando uno de los disparos de las esferas, le dio en el centro al robot y lo destruyó. Eso me dio una idea, me di cuenta que los rayos láser salían de el interior del escudo verde sin problemas, podía utilizarlos a ellos mismos para destruirlos. Me puse en frente de uno y esquive los disparos de los demás, que le dieron a este y así lo hice con tres más. Ahora solo quedaban dos, me puse entre medio de ellos, dispararon y ambos les llegó el disparo del otro, acabando así con todos los robots del nivel dos.
-Bien hecho, pasemos al tercer y último nivel de dificultad.
Esta vez salieron dos robots como los terrestres, los de seis ruedas, pero más grandes, con 6 brazos sosteniendo rayos láser y traían el escudo verde de las esferas en el nivel anterior, junto a ellos 10 esferas con escudo. Intenté que uno de los rayos de las esferas diera con uno de los grandes robots, pero solo le quitó uno de los brazos, intenté varias veces y por fin lo había comprendido, tenía que hacer que le llegaran muchos rayos juntos, de las esferas a los robots terrestres. Volé alrededor de la habitación, empujando a los dos robots gigantes, dejándolos de un lado y a las esferas del otro, crucé a gran velocidad entre los dos grupos, ambos disparando rayos sin cesar, y cuando los esquivé, hubo una gran explosión de ambos lados debido a los disparos, quedando así solo dos grandes montones de chatarra.
Cuando salí estaba Flores aplaudiéndome y diciendo-Bien hecho, has superado todas mis expectativas y ahora que has aprendido a controlar los poderes básicos del traje, tengo algo más que mostrarte. Ven, sígueme- dijo.
Me llevó por unos pasillos otra vez hasta donde se encontraban las puertas de los portales y esta vez se detuvo frente a una mesa, donde había dos objetos: primero, un brazalete negro con una cavidad hexagonal; y un cinturón con un centro brillante y blanco, como si fuera una semiesfera blanca, y seis cavidades hexagonales más (como las del brazalete), tres a cada lado del centro blanco. Ambos objetos eran negros.
-¿Qué son?
-Verás, como ya te había dicho, necesitas a tus amigos para utilizar al máximo las habilidades del supertraje. Las seis cavidades en el cinturón son para seis poderes especiales, que se pueden utilizar mediante seis gemas que podrás ir intercambiando en combate.- Me dijo, orgulloso de sí mismo.
-¿Y cómo obtengo esas seis gemas, profesor?
-Esa es la parte donde entran tus amigos, habrá amigos tuyos que tengan el poder de despertar los poderes en ti, para ello tendrás que enfrentar problemas junto a ellos y pasar por los momentos más críticos. Con el tiempo descubrirás las seis gemas, que se materializaran en tu cinturón, y podrás utilizarlas colocándolas en tu brazalete, pero solo puedes usar una a la vez.
-Pero por ahora solo tengo los poderes básicos del supertraje, ¿Verdad?
-Así es. Bien, por hoy hemos terminado- dijo, y miró su reloj- ¡Mira la hora que es! Mejor apurémonos o llegaremos tarde a tu clase de química.
Asentí y ambos pasamos la puerta, atravesamos el portal CNPT y nos dirigimos al aula para la hora de química, donde seguramente, se encontraban algunos de mis seis amigos que podrían despertar el poder en mí.

El FerFar
Ayudante de superheroe
Ayudante de superheroe

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 18/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros 4 caps

Mensaje  ElMassi p3ola el Mar Nov 18, 2008 1:25 am

Yo los lei despues de haberselos robado al Doctor Alejandro Gabriel Chamadoira WinkWink.


cap 3 (lamenot usar tu pos para esto) Crying or Very sad .


3-Yair Heredia y la gema hielo
Entré por la puerta del curso primero primera, solo, porque Flores había ido a buscar algo a la sala de profesores, y el único asiento disponible que quedaba era el que estaba al lado de Yair. Me senté junto a él.
-Hola, ¿Todo bien Dani?- preguntó.
-Si- Dije, y entró el profesor Flores por la puerta.
-Buenos días chicos, siéntense. Hoy hay vamos a hacer un repaso para la prueba de la clase que viene.
Eran dos horas de clases de química, con un recreo de diez minutos entre ambas. Después de la primera hora, durante el recreo, Yair parecía no haber entendido absolutamente nada de química, así que me propuse ayudarlo en la segunda hora.
-¿Necesitas ayuda para química, Yair?
-Si, no logro entender nada de nada.
-Bien, en cuanto volvamos del recreo, intentaré explicártelo.
Justo en ese momento, sonó el timbre del recreo, había que volver a clases.
Toda la siguiente hora, me la pase explicándole a mi amigo todo acerca de los temas para la prueba.
-Ah, ya entiendo-Dijo Yair-Gracias por explicármelo, Dani.
-Cuando quieras.
Luego de la hora de química, Yair, Mauro, Ignacio y yo comimos juntos en el buffet. Después de eso, tuvimos cuatro horas de taller y durante el recreo me encontré con Yair.
-¿Estás libre hoy Dani?- Preguntó yair.
-Creo que si, ¿Por qué?
-¿Quieres venir a mi casa hoy a la salida del colegio?
-Si, no hay problema- Dije
Pasaron las segundas dos horas de taller y Yair y yo fuimos juntos a su casa.
En el camino, pasamos por una tienda de computación, cerca de la estación de trenes, cuando, de repente, de la tienda, salió lo que parecía se un chita, destrozando a su paso todas las ventanas del lugar. Se detuvo a diez metros delante de mí y pude observarlo bien: definitivamente parecía un chita, pero también tenía rasgos humanos. Sostenía una gran bolsa, que seguramente había tomado de la tienda de computación.
-El amo Dalurpik va a estar muy contento con estas partes para sus robots-Dijo y rió.
Ya sabia lo que debía hacer, tenía que detenerlo cueste lo que cueste. En ese momento, saqué el llavero de SuperGuzzi de mi mochila, lo uní a mi campera y de nuevo una fuerza me rodeó totalmente, convirtiéndome así en un superhéroe.
Yair, que se encontraba a mi lado, estaba boquiabierto, estupefacto, tanto por la aparición del hombre chita, como por mi transformación a superhéroe.
Volé a toda velocidad hacia mi enemigo, preparando un golpe devastador con mi puño, pero me esquivó con una rapidez sorprendente, aquel hombre había adquirido la velocidad y agilidad de un chita.
-¿Quién rayos te crees que eres, para intentar golpearme así?
-Soy el encargado de detener los malvados planes del Dr. Dalurpik, como tu estas de su lado, entonces eres mi enemigo.
-Te ha enviado Flores, ¿verdad?-Dijo- El amo Dalurpik tenía razón, dijo que su hermano haría un intento patético para detenerlo.
-¡¿Me llamaste patético?!-Dije con furia- ¡Nadie me llama patético!
Salí volando hacia él nuevamente, quería pegarle con todas mis fuerzas, pero fue inútil, me esquivó sin problemas, de sus manos sacó unas enromes garras de metal y me rasgo la espalada, atravesando al traje y a mi. El supertraje se regeneró completamente, pero yo seguía con mis heridas. ¿Cómo podía ser posible?, se suponía que debía soportar unas simples garras.
-Veo que estás sorprendido- Dijo- Yo soy Kaled y estas son garras especiales que construyo el amo para mí, cortan y atraviesan lo que sea.
Volé lejos de él, pero las heridas en mi espalda habían disminuido considerablemente mi velocidad, ni siquiera podía golpearlo una sola vez, y nada me aseguraba que ese único golpe bastaría para acabarlo. Estaba desesperado y mientras pensaba que hacer, permanecía volando para que no pudiera atacarme. Con varios saltos intentó alcanzarme, no lo logro, pero se dio cuanta de que Yair, quien había permanecido exactamente en el mismo lugar desde que había comenzado la batalla, estaba solo y de que si lo atacaba a él, yo iría a su ayuda. Kaled fue corriendo hacia Yair
-¡Yair, nooooo!- grité yo, y casi al instante, Yair comenzó a brillar con un resplandor azul, al igual que una de las cavidades de mi cinturón, y una gema celeste apareció en este. Ante el extraño resplandor, Kaled se detuvo.
No lo dudé ni un segundo, tomé la gema y la introduje en mi brazalete. Una capa de hielo salió del brazalete hasta cubrirme todo el cuerpo, luego se dispersó y mi traje había cambiado totalmente: ahora era de celeste claro, con guantes y botas azul oscuro, y mi escudo (que antes era rojo y amarillo) ahora era en tonos azulados.
-Ya veo, a esto era a lo que se refería Flores. Al parecer ahora poseo poderes de hielo- dije y miré a Yair. Él estaba dentro de un enorme y hueco bloque de hielo, que lo protegía de los ataques de Kaled y desde allí podía observar la nuestra batalla, sin exponerse a ningún peligro.
Por alguna razón, sabía que los rayos de hielo saldrían de mis manos, así que intenté dispararle a Kaled desde donde estaba, pero fue inútil, esquivó los rayos sin problemas y solo logré congelar parte de la calle.
-No creas que con cambiar de color tu ropa y tirarme un poco de hielo vas a detenerme.-Se rió y agregó- Soy el más rápido de los secuaces del Dr. Dalurpik y cuando te venza a ti, la única arma de Flores, el amo me recompensará muy bien.
Intenté nuevamente con más rayos de hielo, varias veces, pero todo fue inútil. Luego hice una gran bola de hielo entre mis manos y se la lancé a Kaled, pero también la esquivó y cuando impactó contra el piso, cientos de pequeños trozos de hielo saltaron hacia todos lados. Luego, él evitó otro ataque de mis rayos, pero esta vez patinó con el piso congelado que había dejado mis ataques anteriores. Se recuperó rápidamente, aunque ahora yo tenía una idea; congelar toda la calle para que no tuviera hacia donde escapar.
Junté mis dos manos, apunté hacia la calle y, con todas mis fuerzas, solté un devastador rayo de hielo. Lo fui llevando por toda la calle, dejándola totalmente congelada.
Kaled pudo esquivar el rayo, pero cuando saltó hacia otra parte, se patino y se deslizo sin control. Esta era mi oportunidad, fui volando hacia él a toda velocidad y de un golpe lo hice volar hasta golpearse con la entrada de una de las casa del lugar.
-Ya no eres tanto sin tu velocidad ni agilidad, ¿Verdad?-dije yo en tono de burla
Volé hacia él, le di otro puñetazo nuevamente, y decidí congelarlo para llevárselo a Flores. Volví a juntar ambas manos, apuntando hacia Kaled y solté otro rayo congelante, dejándolo atrapado en bloque de hielo parecido al de Yair.
Me volví a convertir en SuperGuzzi normal quitando la gema del brazalete e introduciéndola en mi cinturón. Al instante de hacer esto, el bloque de Yair desapareció, pero el de Kaled no.
-¿Qué fue todo eso?- pregunto Yair
-Antes de contártelo, debemos ir a un lugar más seguro y llevarnos a esa cosa- dije señalando a Kaled - sea lo que sea
-Bien, te acompañaré.
Levanté con ambas manos el enorme bloque de hielo, y nos pusimos en marcha hacia la escuela (que afortunadamente se encontraba a solo cuatro cuadras).
Cuando nos estábamos yendo advertí que había cámaras de televisión por todas partes, no podía dejar que vieran a Yair ni mucho menos el lugar a donde nos dirigíamos. Así que con una mano llevé el bloque sobre mí, con la otra tomé a Yair y salí volando a toda velocidad hacia el colegio. Por suerte, nadie nos vio salir de allí, aunque mucha gente había presenciado la batalla.
Cuando llegamos al colegio no había nadie en el pasillo, de modo que pude llegar al aula abandonada sin que nadie nos viera. Luego abrí la puerta al portal CNPT y Yair, Kaled (que seguía congelado) y yo cruzamos el pasillo. Yair, que cada vez estaba más sorprendido, no dijo ninguna sola palabra.
Cuando llegamos, Flores estaba sentado mirando hacia una gran pantalla donde estaba el canal de noticias, y en este trasmitían mi batalla contra Kaled.
Flores miró hacia mi y dijo- Veo que ya has descubierto la primera gema, y él fue quien despertó ese poder en ti- Dijo señalando a Yair- He preparado una celda para nuestro felino amigo. Ven sígueme.
Cruzamos un par de pasillos y me indico que dejara el bloque en la primera de una serie de celdas.
-¿Pare qué tantas celdas, profesor?-pregunté
-No habrás creído que ese seria tu único enemigo- dijo señalando a Kaled - pero por ahora debemos contarle todo sobre tus poderes a Heredia.
Nos sentamos los tres en una mesa y comenzamos a hablar.
-Veras Yair, el Profesor Flores ha diseñado un supertraje para que yo lo utilice y salve al mundo del Dr. Dalurpik- dije yo- con él puedo volar, tengo súper fuerza y muy buenas habilidades para la pelea.
-¿Y donde entro yo en todo esto?
-Veras-dijo Flores-, hay algunas personas con el poder de despertar ciertos poderes en SuperGuzzi. Los poderes son: hielo, rayo, tiempo, viento, oscuridad y, por último, fuego. Estos poderes son despertados en las situaciones más críticas y solo pueden hacerlo los verdaderos amigos de Daniel. Cuando esto pasa, el o la persona que lo haya hecho queda protegida por su poder y este poder se materializa en forma de gema en el cinturón de SuperGuzzi.
-Entonces, ¿Yo desperté el hielo en el traje de SuperGuzzi?-preguntó Yair
-Exacto- dijo Flores
-¡Que loco!-exclamó Yair
-Pero no le puedes contar absolutamente nada a nadie- agregué yo.
-Aunque ahora que has aparecido en las noticias, no pasara mucho hasta que lo sepa todo el mundo- agregó Flores-Pero por ahora vallan a sus casas, hoy ha sido un largo día.
-Tiene razón profesor, estoy agotado- dije- Yair, lo siento pero no creo que pueda acompañarte a tu casa, estoy demasiado cansado, espero que entiendas.
-Si, no hay problema. Mereces descansar, hoy actuaste como un verdadero héroe.
-Tal vez, pero si no fuera por ti, ahora estaría lleno de rasguños. Y hablando de rasguños- me toqué la espalda en busca de los cortes de Kaled -¿Qué paso con mis heridas?
-El traje te da una curación más veloz, y mientras no lo puedan atravesar, nada te hará daño, pero como vimos hoy, hay cosas que pueden atravesarlo.- dijo Flores, señalando las garras que le habíamos quitado a Kaled antes de ponerlo en la celda-Una última cosa, para poder utilizarlas, la persona que haya despertado la gema, debe creer en ti, en que podrás ayudarlo y no le fallarás.
-Yo se que Dani no sería capaz de fallarle a nadie, además el siempre cumple lo que promete-dijo Yair.
-Si, lo sé. Por eso es que el traje se lo confié a él- dijo Flores.
-Bien, pero estoy muy cansado y necesito dormir. Vayámonos de aquí- dije
Pasamos por el portal CNPT y salimos del colegio, después de despedirme de Yair tomé un colectivo y llegué a mi casa. Comí un sándwich de jamón y queso, tomé un jugo de naranja y luego me fui a acostar. Me quedé dormido casi al instante y descansé muy bien.

ElMassi p3ola
Ayudante de superheroe
Ayudante de superheroe

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 18/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros 4 caps

Mensaje  SuperGuzzi el Mar Nov 18, 2008 1:51 am

ElMassi p3ola escribió:Yo los lei despues de haberselos robado al Doctor Alejandro Gabriel Chamadoira WinkWink.

se lso robaste al Peje( jocolor )?
Alabado el massi king

cap 4
4-Mauro Aquino y la gema rayo
El día siguiente, fue un jueves muy tranquilo. Luego de las dos horas de matemáticas, Yair, Mauro y yo, nos pusimos a planificar un viaje a Palermo para el sábado, donde almorzaríamos cerca de un lago, y luego recorreríamos la ciudad.
En el recreo, fuimos a hablar con cada uno de nuestros compañeros de clase, para ver si podían venir a nuestra excursión. Las primeras personas que vimos fueron Joaquín Nanni, un chico alto, castaño, ojos azules, flaco, bien entrenado y con buenos reflejos; y a Facundo Mazzarielo, un chico relleno, fuerte, intrépido, cabello enrulado, ojos marrones, aptitudes de soldado.
¡Oigan, Joaquín, Facundo!-grite.
¿Si?- dijeron los dos, casi al unísono.
¿Quisieran venir a una excursión a Palermo este sábado?-preguntó Yair
-Mmm, creo que yo puedo ir- Dijo Joaquín- ¿Qué hay de vos Facundo?
-¿Irá todo el curso de primero primera?- preguntó Facundo
-Esa es la idea- dijo Mauro.
-Debemos permanecer juntos- agregó Yair
-Y no debemos olvidar…-comencé yo.
-…que todo primero primera…- continuó Joaquín
-¡Es un solo corazón!-Finalizó Facundo.
-¡Si!- gritamos los cinco al unísono.
Facundo aceptó, y proseguimos con la búsqueda de voluntarios para le viaje.
Luego de mucho caminar, logramos que más de tres cuartos del curso accediera a venir, el resto no podía por problemas personales, o simplemente, por no tener ganas de venir.
Al día siguiente, luego del recreo, me crucé con Flores que iba de camino hacia el aula abandonada, se lo veía un poco preocupado por algo.
-Disculpe, profesor, ¿Acaso se dirige al…?
-Si, me dirijo a mi laboratorio. Tengo que arreglar unos asuntos.-Dijo Flores- pero no te preocupes, no es nada serio.- y luego siguió su camino.
Estaba a punto de seguirlo, pero recordé que debía arreglar los detalles del viaje. Iríamos en colectivo y pasaríamos toda la tarde allí.
Ese sábado, todas las personas que habían aceptado venir se presentaron, excepto Yair. Cuando me di cuenta de su ausencia, me llegó un mensaje de él:
“Me siento mal, me duele el estomago, no podré ir con ustedes, lo siento Dani”
Luego del viaje, Joaquín, Facundo, Mauro y yo, almorzamos junto al lago, mientras jugábamos un juego llamado Shiritori (“Palabras encadenadas”, en castellano) un juego que consistía en que la primera persona dijera una palabra, y la persona siguiente, dijera otra palabra que comience con la ultima sílaba de la primera palabra.
-Comienzo yo-dijo Mauro- empiezo con… ¡Sapo!- Mientras le daba un mordisco a un emparedado de milanesa.
-Po, po… ¡poco!- dije, mientras comía un emparedado de jamón y queso.
-¿Con co? Mmm, co, co, co ¡Coatí!- Dijo Joaquín
Facundo, miraba de frente al lago, mientras pensaba una palabra que comenzara con “ti”.
-Ti, ti, ti… -de repente la cara de Facundo de puso pálida-¡Ti-ti-tiburón!-gritó señalando hacia el lago. Y no era broma, un ser, que parecía ser un tiburón, venia hacia nosotros a toda prisa.
Apenas llego a la orilla, intento darme un mordisco con su boca. Por suerte pudimos esquivarlo y pude verlo detalladamente. Definitivamente parecía un tiburón, pero presentaba rasgos humanos, de seguro esto era un secuaz del Dr. Dalurpik.
No lo dudé ni un segundo, saqué mi llavero de SuperGuzzi, lo utilice, y al instante me transforme en un superhéroe. El hombre-tiburón me miro y se rió.
-¿Así que vos sos el que venció a mi primo Kaled?- en tono burlón- Yo soy Owen, portador de los comillos especiales, capaces de destrozar prácticamente todo, creados por el amo Dalurpik.
-No me parece que sea solo coincidencia que hallas aparecido aquí- dije mientras apartaba a mis amigos a un lado.
-Eres listo, chico. El amo Dalurpik ya estaba enterado de que algo o alguien había interferido con la misión de Kaled. Nuestras fuentes nos aseguraron que hoy estarías aquí, en el lago de Palermo, llevo todo el día esperando el momento justo para atacarte, esa es mi misión, acabar con nuestra única amenaza- dijo Owen, mirándome con desprecio.
-Pues no podrás vencerme- dije y al instante, intenté tomar mi gema de Hielo, pero algo extraño sucedió: no podía quitarla de su cavidad, y cuando la miré, esta seguía siendo celeste, pero ahora era más oscura, casi grisácea. Lo había comprendido, no podía utilizar la gema, porque la persona que la había despertado no se encontraba presente, es como dijo Flores: “Para poder utilizar las gemas, la persona que la haya despertado, debe creer en ti, en que podrás ayudarlo y no le fallaras” y Yair no podía creer en mí y darme su apoyo, si estaba ausente. Eso quería decir, que nuevamente, tendría que pelear solamente con mis poderes básicos.
En ese momento Owen, se sumergió en el agua. Fui tras él, pero bajo el lago, mi velocidad se había reducido notablemente, y apenas si podía dar un golpe. Intente llegar hasta él, hasta que me di cuenta que no lograría nada acercándome en el agua, el tenia la ventaja allí.
Decidí volver a la superficie, e idear un nuevo plan, que no sea solo seguirlo e intentar golpearlo, pero mientras subía, Owen empezó a nadar a toda velocidad hacia mí, abriendo su boca para dar una mordida letal. Apenas si pude escapar, aunque logró causarme gran daño en mi pie izquierdo. Escapé, sobrevolé el lago y miré hacia abajo, donde estaba Owen masticando mi bota negra y ensangrentada. Pude observar como se reformaba mi bota de a poco, pero el dolor de mi pie seguía igual de fuerte.
Sin pensarlo, Owen se dirigió al chico mas cercano a la orilla del lago, Mauro, quien intento escapar. Owen logró ser más rápido que él, lo atrapó, me miró y dijo:
-¡Oye tu, chico! Sabias que el amo Dalurpik, luego de fusionar nuestro ADN con el de animales, nos da también la necesidad de comer carne humana, y tu amigo me parece muy apetitoso- dijo mirándome y riéndose.
Lo tomó con ambos brazos, lo llevó al lago, y cuando estaba a punto de darle un mordisco a Mauro, este gritó- ¡No, por favor, Dani, ayúdame!
Entonces, otra cavidad de mi cinturón comenzó a brillar y Mauro también. Esta vez el color de la gema era amarillo. Sin dudarlo ni un segundo, extraje la gema de mi cinturón y la introduje en mi brazalete. De este comenzaron a salir pequeño rayos por todo mi cuerpo, luego se dispersaron, dejando mi traje de colores amarillos como el de un rayo.
Luego se formó una capa protectora alrededor de Mauro, también de rayos. Al parecer, el campo eléctrico de Mauro dañó a Owen, quien soltó a mauro y exclamó de dolor causado por los rayos.
Volé hacia Mauro, quien flotaba dentro de su escudo protector, y lo levanté para ponerlo a salvo en tierra. Por suerte los rayos de su campo protector no me hacían daño a mí.
Entendí que los rayos podían salir de mis dedos, entonces intenté electrocutar todo el lago, para poder vencer a Owen, pero no podía, dentro del lago se hallaban muchas personas, algunas en pequeños votes, otros pescando, si intentaba electrocutar a Owen, esa gente correría el riesgo de morir.
-Jajaja, veo que a pesar de que cuentas con un nuevo poder, no puedes usarlo, porque lastimarás a gente inocente. Aún teniendo poder, eres débil-dijo Owen y se rió.
Volé hacia las personas y fui sacándolas del agua, pero eran demasiadas, tardaría mucho en evacuarlas a todas, pero en ese momento, apareció Flores, junto con Joaquín y Facundo, cada uno con un megáfono en su mano.
-Evacuen el lago, todas las personas deben salir y alejarse a mas de 20 metros, esto no es un simulacro, sus vidas están en riesgo- dijo Flores por el megáfono, pero su voz no se escuchaba como si estuviera hablando a través de un megáfono, sino como si lo escuchara en mis pensamientos, como una voz dentro de mí. Supuse que los megáfonos eran una invención de Flores.
Todos salieron del agua, escuchando las indicaciones de Flores, Joaquín y Facundo, pero luego de alejarse 20 metros, todos quedaron observándome a mi y a Owen.
Ahora que no había peligro, podía electrocutar a Owen sin riesgo de de lastimar a nadie más. Estiré mis manos, y varios rayos salieron de mis manos, electrocutando a Owen, y sentí como la energía eléctrica, fluía por mi traje hacia mis manos.
De alguna forma, Owen sobrevivió, pero lo encerré en una jaula de rayos, parecida a la que tenía Mauro.
Cuando terminé con mi batalla y encerré a Owen, advertí que a mi alrededor, había mucha gente mirando, también había cámaras de televisión. De repente todos comenzaron a aplaudirme y mis compañeros de clase comenzaron a gritar cosas como:
-¡Vamos Guzzi!-gritaban algunos.
-¡No es Guzzi, es SuperGuzzi!- corregían otros.
Entonces, un grupo de periodistas, reporteros y camarógrafos se acercaron a mí y comenzaron a hacerme preguntas:
-¿Quién eres tu?
-¿Contra quién peleas?
-¿Qué tipo de poderes tienes?
-¿Alguien te ayuda?
Y muchas más preguntas que no entendí bien, no estaba de humor para ponerme a responder pregunta por pregunta, así que sinteticé todo en pocas oraciones:
-“Yo soy SuperGuzzi, mis poderes, que todavía están en investigación, los obtuve gracias a mi profesor Flores, el ha solicitado mi ayuda, para que enfrente a su hermano, el malvado Dr. Dalurpik y a sus secuaces, no descansaré, hasta que los venza.
No puedo responder ninguna pregunta más, lo siento, pero adiós”
Luego de apartarme de los reporteros, me acerqué a Flores para hablarle.
-Profesor, ¿Qué hacemos con él?-Dije señalando a Owen. La escuela esta cerrada en este momento.
-No te preocupes, llevémoslo hasta mi casa, recuerda que ahí también hay un acceso a mi laboratorio- dijo Flores.
Flores me explicó el camino que debíamos hacer para llegar a su casa, y nos pusimos en marcha. Tomé a Mauro con un brazo, a Flores con el otro, lleve a Owen sobre mi espalda y así partimos rumbo a la casa del profesor.
Luego de unos 5 minutos, ya estábamos allí. Tomó su llave y abrió la puerta. Allí dentro había millones de inventos, algunos que parecían haber fracasado, y sustancias de colores extraños en frascos, pero se encontraban desordenados y desparramados por todos lados. Cruzamos un pasillo, y llegamos a una puerta que era para el portal CNPT.
Entramos, y caminamos durante dos minutos, todo era igual que el portal de la escuela, el piso, las paredes, etcétera.
Encerramos a Owen en la celda siguiente, habiéndole extraído los colmillos anteriormente, quien saludó a su primo Kaled, pero este no estaba muy contento de verlo.
-¿Así que también te atraparon?- pregunto Kaled- Somos una deshonra para el amo.
-Odio admitirlo, pero estoy de acuerdo con tigo- dijo Owen, quien seguía herido por los choques eléctricos.
Luego de que Flores y yo le explicáramos a Mauro todo, contándole también de Yair y Kaled, volvimos cada uno a sus respectivas casas, saliendo por la casa del Profesor, y tuve que llevar a Mauro a la suya. Me despedí de él y regrese a mi casa.
Ya era de noche, prendí la televisión, y en el noticiero solo hablaban de SuperGuzzi. No tenia ganas de oír lo que decía, así que apague la televisión, me recosté en mi cama, y me puse a meditar ciertas cosas que habían sucedido:
Owen dijo que “sus fuentes” le avisaron que estaría en Palermo, eso quiere decir que Dalurpik tenia un infiltrado en nuestra escuela, un espía, alguien que le informaba sobre nuestros planes, pero estaba muy cansado para seguir pensando en esas cosas. En poco tiempo pude relajarme y dormir, descansando de un día muy agitado. Por suerte, ya no me dolía más el pie izquierdo.


Última edición por SuperGuzzi el Sáb Nov 29, 2008 1:35 am, editado 1 vez
avatar
SuperGuzzi
SuperAdministrador
SuperAdministrador

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 16/11/2008
Edad : 24

Ver perfil de usuario http://super-guzzi.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros 4 caps

Mensaje  :ES: el Mar Nov 18, 2008 11:13 pm

yo nisiquiero termine de leer el primero!! xD soy re paja.

:ES:
Ayudante de superheroe
Ayudante de superheroe

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 16/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Primeros 4 caps

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.